Sequoia

Sequoia National Park es el primer destino de un roadtrip americano para Semana Santa ’17 chivísima. Salimos desde Los Ángeles, California en ruta por 330 kilómetros, por ahí de 4 horas y media manejando.

Si no han visto los 7 roadTIPS para roadtrips, los invito a que den click acá y si sí; sigan adelante con la guía para conocer Sequoia, con hotel recomendado y destinos en ruta:

Hotel: El hotel en que nos quedamos es el más alejado para llegar pero el más cercano al parque. Es bastante sencillo, son solo cuartos antiguos pero sirven desayuno (nada muy fancy) y queda sobre la misma carretera en un pueblo llamado Three Rivers (Si, como decimos Tres Ríos nosotros los ticos corrientes). Siempre hay alguien en el lobby sin importar la hora, es bastante accesible económicamente y antes de llegar hay una gasolinera la cual pueden usar antes de ir al parque, es la más cercana. El hotel se llama: Sierra Lodge.

De camino van a ver un río que se llama Kaweah River, me encantó ese nombre.


Entrada: La entrada es de $30 por carro, se puede pagar con efectivo o tarjeta, y con el papelito que dan que hay que pegar al parabrisas, se puede volver a entrar al parque hasta por 7 días.

La calle hasta llegar al corazón de Sequoia está en buenas condiciones, sin embargo hay muchas muchas curvas. Si se marean con cualquier cosa como yo lo mejor es bajar la ventana, ver puntos fijos y cantar (fuera de broma, siempre funciona).

 

 

Giant Forest Museum y Moro Rock: Continuando desde la entrada y ya encontrando varios Sequoias en el camino, van a llegar a un punto con parqueo llamado Giant Forest Museum.

Acá hay realmente tres cosas importantes: una estación de baños, un Sequoia gigante y bastante icónico llamado Sentinel (must-see) y la entrada al Moro Rock. ¿Qué es el Moro Rock? Un reto para los hikers. Miles de escaleras para poder subirlo a una altura de 300 pies y poder tener toda esa vista increíble. Si que debe ser increíble pero por la época estaba cerrado (igual, siéndoles honesta, las piernas no me hubieran dado para tanto.)







General Sherman Trail: Como parte del Giant Forest, está este camino que lleva al árbol más grande del mundo: el General Sherman. Tiene 2,200 años de vida y sigue creciendo cada vez más. Básicamente es como el único ser viviente al que se le celebra que se siga envejeciendo y engordando ¡por minuto! Ya quisiera yo esa vida. Aparte de eso, es súper fotogénico, eco-friendly y buen host. De verdad, no sé qué más se puede pedir.









(Es la última lo prometo) Una panorámica del celular porque sino el señor Sherman no cabía.

Esto es básicamente lo primordial que hay que ver en Sequoia National Park. Debido a la época nos faltaron cosas que ver como por ejemplo el Tunnel Log, un árbol gigante al cual se le puede pasar por en medio con el carro (¡épico!) y la ‘’otra parte del parque’’ que es realmente otro parque y se llama King’s Canyon. Sin van con tiempo vayan. Para mí esto fue el primer día, y lo vimos con tiempo apenas para tomar ruta al próximo destino del roadtrip. Si quieren más info del parque la pueden encontrar haciendo click acá.

¿Quieren ver más fotos? ¡Siiiiii!

IG: @veintiunophoto