Para el 2017

Muchas veces le damos más valor a las voces que están a nuestro alrededor y le bajamos el volumen a la nuestra. Este año no.

Este año hay que creer en doble dosis.

No necesitamos a nadie que nos diga que podemos, porque no necesitamos permiso. No necesitamos a nadie que nos diga que somos buenos o que nos vemos bien, porque no todo el mundo tiene esa capacidad de otorgar. No necesitamos encontrar el valor en otras personas porque la valentía está en ese pequeño pensamiento que tuviste de ‘’qué pasaría si’’. Uno no necesita que le digan que no tiene nada de malo, que está bien, porque eso ya deberíamos saberlo.

Así que hacé las cosas que querás pero hacelas ya. Subite al techo del carro a ver si ves más, llegá tarde por cosas que valen la pena, usá botas con vestido y sweaters gigantes, cargá la cámara de arriba a abajo y tomale fotos a todos; o no usés la cámara del todo y capturá momentos con tus ojos y directo a la memoria. NO TIENE NADA DE MALO. Andá despeinada a hacer súper que no te vas a encontrar a nadie. Y como si te vas a encontrar a alguien porque así de infeliz es la ley de Murphy, dejá que te resbale. Que no importa si te das un día libre del espejo, te aseguro que nadie lo va a recordar.

La verdad la velocidad de las cosas es abrumadora y no podemos dejar que la agujita del reloj nos quite momentos tan valiosos por pensar y re pensar si lo hacemos o no. No necesitás a nadie que te dé permisos, que te apruebe, que te convenza de que sos bueno. No necesitás tener la fe infinita de personas que no saben lo que significa algo para vos, solo tenés que tener esa fe en una persona. Guess who?

Creetela. Tené fe en vos mismo, en lo que hacés, en lo que disfrutás, en lo que pensás que sos bueno. No importa el resultado. Hace poco leí la frase que dice que no hay que inflarse por los éxitos ni desinflarse por los fracasos. Al final solo hay que hacer, actuar, seguir, darle con todo, con seguridad y creyéndose que uno es capaz. Que uno no necesita a nadie que le diga nada, todo está en nuestro interior.

Y si lo necesitabas que alguien sí te lo dijera para empezar el año: esta es tu señal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *