Ahorrar para viajar

Porque a menos de que seas una persona con demasiado dinero que no sabe que es tallarse la billetera, o tu trabajo te permita viajar un montón (¡alguien consígame un trabajo así!); la mayoría de nosotros plebeyos con almas aventureras vive su vida de la siguiente manera: Trabajar, Ahorrar, Viajar. 

The modern motto people.

¿Cómo lo he hecho yo? Ahorrar honestamente es una cualidad que se da muy fácilmente en mí. En serio, desde niña pensaba en lo caro de las cosas cuando ni siquiera sabía contar del 1 al 10 y cualquiera de mi familia se los puede asegurar. El 70% de mis viajes han sido financiados por mí aún cuando no trabajaba. Así que este es mi charco. Vamos por pasos:

{ Piesillos en Praga con frío }

 

1. Mentalizarse y decidir: Viajar no es algo de la noche a la mañana. Conlleva mucho tiempo planear, investigar sobre los lugares y sobretodo planificar la parte económica. Un viaje no va a suceder sin dinero, y ese dinero solo viene de las decisiones que tomemos. Así que si querés viajar, compremetete con vos mismo. No hay de otra forma. Cuando uno decide viajar, eso se convierte en prioridad y debe estar en tu mente el 100% del tiempo y cada acción que hagás tiene que ser en pro de viajar.

MAKE IT A PLAN

2. Ponele fecha: Para que una idea se haga plan, tenés que ponerle fecha y luego agregarle todo el resto del confetti. O mejor dicho, responder a estas preguntas muy claramente: ¿a dónde querés ir? ¿cuántos días tenés? ¿cómo querés viajar? ¿tour o mochileando? Y luego de esto, ponerse a cotizar.

#TravelFact: Viajar en tour o con agencia la mayoría de veces es más económico. Ellos tienen mejores tratos con los hoteles, saben bien las rutas y no se van a perder, te incluyen muchas cosas. Por otro lado, mochilear puede ser más caro puesto que te vas a perder y vas a terminar pagando un taxi que no tenías previsto, pagando un hotel más caro por no saber, etc. ¿Qué es lo que querés? ¿Un viaje relajante, conociendo un montón de forma organizada y sin pensar (agencia) o un viaje único e irrepetible, con las mejores historias para tus amigos, con algo de miedo, osadía y el mejor sentimiento de sentirse capaz e independiente (mochilear)? Yo he hecho los dos, todo depende.


{ Piesillos de puntillas en la arena naranja del Sahara. Mis botas quedaron tan llenas de arena que aún hoy sigo dejando caminos de arena }

TURN PLANS INTO REALITY

3. Localizá tu fuente de dinero: No todos tienen un trabajo estable que paga quincenal o mensualmente. Algunos vienen de trabajos freelance, algunos de la mesada de los papás, otros del pago DE ALGO.

4. Ahorrar: Una vez localizada la bendita fuente de este valor divino, viene lo complicado. ¿Cuántos meses o semanas quedan para el viaje? ¿Y cuánto dinero necesitan? Dividan la cantidad de dinero que necesitan entre los meses que quedan y esa es su meta. ¿Está muy alta? Alejen el viaje o busquen otras fuentes de dinero, yo sé que no es lo ideal pero es lo real. Saquen un porcentaje de su fuente de dinero y ahorren ese porcentaje, SIN FALTA.

¿Qué uso yo? #nosponsored (ojalá me patrocinaran) pero uso BAC Objetivos. En el BAC hay un método para ahorrar al que le decís que te descuente una cantidad de dinero en específico (ya sean 5 mil colones o 50 mil o 100 mil) quincenal o mensualmente y lo guarda en una cuenta que no podés usar. Es decir: te llega el salario y automáticamente te descuenta ese dinero y no te das ni cuenta. Si te lo gastás todo, no importa porque lo que necesitabas ahorrar ya está asegurado y no lo podés sacar. Eso sí, no lo podés sacar hasta cumplir el plazo que designés vos, osea el tiempo que falta para tu viaje. Es súper sencillo, se puede hacer hasta desde el celular, es sólo tomar la decisión. Yo amo el BAC, estoy segura que otros bancos también tienen cosas similares así que recomienden en los comentarios otros bancos con métodos que sepan para ayudar a los demás 🙂

A ver, yo no soy fan de las tarjetas de crédito. Nunca lo he sido, me dan pánico porque soy súper olvidadiza, no tengo una y esperaría en mi corazón nunca tenerla. Pero no soy ciega y sé que la gente las usa (incluso más de lo necesario). Yo no lo recomiendo, pero si ven que están cerca de su meta y ya casi es el viaje, pues bueno, tarjetazo, ¿por qué no?

{ Piesillos congelados en Yosemite }

5. No andar tallado: Creo que esto es una frase que sólo los ticos entienden pero a lo que me refiero es; no anden justo el dinero que creen que necesitan. Siempre hay gastos extra, incluso cuando se va en tour. Ya sea los impuestos, taxis, lockers en la ciudad, una comida extra porque HAMBRE, souvenirs hasta para el vecino, lo que sea. Cuando presupuesten y empiecen a ahorrar, piensen en eso y no se queden cortos.

6. Sacrificios: Este es mi último consejo y de los más importantes. En esto yo ya soy una reina pero cuesta dominarlo, y una vez dominado más bien es difícil quitarlo. Pero consiste en pensar el presente comparando con el futuro. ¿Prefiero un moyo de aquí o mi gelatto en Milán? Yo sé que un moyo en su momento se ve como nada, pero de 1 en 1 se va haciendo un montón y terminan siendo la entrada a un museo o lo que sea. En serio. No significa que no vayan a disfrutar las cosas ahora pero si que lo tengan presente (muy muy presente).



{ Piesillos perdidos en Florencia, días antes de que se me rompieran esos zapatos en el Vaticano. Ajá, en el Vaticano con mil gradas que bajar }

 

Estos son mis consejos para ahorrar antes de un viaje, no son la Biblia pero son los que me funcionan a mí. ¿Qué hacen ustedes? ¡Cuéntenme!

Hay otras cosas que se pueden hacer para ahorrar durante un viaje; cómo comprar los vuelos en las fechas indicadas, las promociones, ser parte de los newsletters de las aerolíneas o los tipos de cambio, pero esos los dejo para otro día. ¡Lo prometo!

Cheers viajeros, me cuentan cómo les va <3

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *